1. abr., 2014

MEDITACION

¿Cómo Meditar?

El objetivo principal de la meditación es concentrarte y poco a poco relajar tu mente hasta liberar tu conciencia. Según vayas progresando, notarás que puedes meditar en cualquier sitio y en cualquier momento, logrando la paz interior a pesar de lo que esté pasando a tu alrededor.

1. Elige un ambiente tranquilo. La meditación debe practicarse en un lugar tranquilo y silencioso. Esto te permitirá enfocarte exclusivamente en esta tarea y evitará que los estímulos externos invadan tu mente. Busca un lugar donde no vayas a ser interrumpido durante tu meditación; ya sea durante 5 minutos o media hora. No es necesario que el lugar sea tan grande, el vestidor de tu habitación o incluso tu oficina pueden servir este fin, siempre y cuando sea un lugar privado.
 
2. Utiliza ropa cómoda. Uno de los principales objetivos de la meditación es tranquilizar la mente y bloquear los factores externos; y esto podría ser difícil si no estás cómodo debido a que llevas puesta ropa ajustada o incómoda. Utiliza ropa suelta y quítate los zapatos cuando medites.
 
3. Decide durante cuánto tiempo deseas meditar. Antes que comiences, debes decidir durante cuánto tiempo meditarás. Aunque las personas que ya practican la meditación hace algún tiempo recomiendan tener sesiones de meditación de 20 minutos, dos veces al día; las personas que recién comienzan pueden meditar lapsos cortos como 5 minutos, una vez al día.
 
4. Realiza estiramientos. La meditación implica sentarse en cierto lugar durante un periodo de tiempo, así que es importante minimizar la tensión o presión antes de comenzar. Hacer estiramientos ligeros durante algunos minutos ayudará mucho a que te relajes y preparará tanto tu mente como tu cuerpo para la meditación. Además evitará que te concentres en algún punto de dolor en lugar de despejar tu mente.
 
5. Siéntate en una posición cómoda. Como se mencionó antes, es muy importante que estés cómodo mientras meditas, por lo que es esencial que encuentres la mejor posición. Generalmente, se practica la meditación sentándose sobre un cojín en el suelo,en posición de loto, o medio loto. A menos que tus piernas, caderas, y espalada baja sean muy flexibles, la postura de loto tiende a doblar la espalda baja y evita que haya un balance en el torso por la parte de la columna. Elije una postura que te permita tener el balance necesario para que permanezcas derecho.
 
6. Cierra los ojos. La meditación puede realizarse con los ojos abiertos o cerrados, aunque como principiante lo mejor sería que intentes meditar con los ojos cerrados. Esto bloqueará cualquier estímulo visual externo y evitará que te distraigas, ya que estarás enfocado en la tranquilidad de tu mente.
 
7. Sigue tu respiración. Lo más básico y universal de todas las técnicas de meditación es la respiración. La meditación con respiración es un gran punto con el que empezar tu práctica. Elige un punto sobre tu ombligo y enfócate en ese punto con la mente. Siente cómo crece y se encoge tu abdomen al inhalar y exhalar. No hagas un esfuerzo consciente para cambiar tu patrón de respiración, simplemente respira normalmente.
 
8. Repite un mantra. La meditación con repetición de un mantra es otra forma común de meditación, que consiste en repetir un mantra (un sonido, palabra o frase) una y otra vez, hasta que cree un silencio en tu mente y te permita entrar a un estado de meditación profunda. El mantra puede ser cualquiera que tú elijas, siempre y cuando sea fácil de recordar.
 
9. Concéntrate en un objeto visual simple. De modo similar al mantra, puedes utilizar un objeto visual simple para llenar tu mente y poder alcanzar un nivel de conciencia más profundo. Esta es una forma de meditación con los ojos abiertos que mucha gente considera más sencilla cuando encuentran algo en lo que enfocar la mirada.
 
10. Practica la visualización. Esta es otra conocida técnica de meditación, que consiste en crear un lugar tranquilo en tu mente y explorarlo, hasta llegar a un estado de completa calma. Puede ser cualquier lugar que te agrade; sin embargo, no tiene que ser totalmente real, puede ser único y personalizado.
 
11. Explora tu cuerpo. Este procedimiento implica enfocarse en cada parte del cuerpo individualmente y relajarla de forma consciente. Esta es una técnica de meditación sencilla que te permite relajar la mente mientras relajas el cuerpo.
 
12. Intenta meditar a la misma hora todos los días. Es importante que hagas un esfuerzo por realizar tu práctica de meditación a la misma hora cada día. De este modo, la meditación se convertirá rápidamente en parte de tu rutina y sentirás sus beneficios con mayor profundidad.
  • Las primeras horas de la mañana son las mejores para meditar, antes que tu mente se sumerja en la tensión y preocupaciones del día.
  • No es buena idea meditar justo después de comer, ya que podrías sentirte incómodo, lo que interferirá en tu concentración.
13. Piensa que la meditación es un viaje. El propósito de la meditación es calmar la mente, lograr la paz interna y, con el tiempo, alcanzar una dimensión espiritual mayor, con frecuencia simplemente entendida como el ser. Cuando comiences, no deberás sentirte muy preocupado por la calidad de meditación. Siempre y cuando te sientas más calmado, más feliz y con más paz al final de la práctica, sabrás que tu meditación fu exitosa.
 
14. Asiste a clases de meditación. Si no estás seguro de cómo comenzar cuando meditas en casa, asistir a clases de meditación guiada con un profesor de Yoga puede ser una buena idea.
  • Existen clases de la mayoría de tipos de meditación, pero también puedes ir a un retiro espiritual donde tendrás la oportunidad de probar diferentes tipos de meditación y ver cuál es el mejor para ti.